Santo Domingo. Rep. Dom. - 22 de Octubre 2014
Opinión
29 Diciembre 2012, 09:59 AM, Comentarios
Poner a circular el circulante
Por CARLOS MACCOY

Con mucha satisfacción hemos visto cómo todas las medidas tomadas hasta ahora por el Presidente de la República, Lic. Danilo Medina, tienden a favorecer a la mayor cantidad posible de ciudadanos dominicanos.

Exigirles a los contratistas del gobierno a comprar en el mercado local los materiales necesarios para construir las obras asignadas en los proyectos gubernamentales, van en esa dirección.

Cambiando van los tiempos en que la economía se circunscribía  a lo macro, hacer más ricos a los millonarios con la esperanza de que algo le llegaría al pueblo llano y sencillo, por medio de la célebre teoría del economista norteamericano Arthur Laffer, del trickle down o el goteo, aplicada por el Presidente Ronald Reagan y que el pueblo bautizó burlonamente, como “reaganomics”.

Se acabó el picar arriba para boronear abajo.

Hasta ahora, no hay un solo sector de la sociedad dominicana que no haya aplaudido estas democráticas medidas. Sin embargo, hay otras cosas que nos preocupan y que vamos a exponer a continuación con nuestras sugerencias de solución.

El sistema de pagos de sueldos del gobierno es ágil, sencillo y seguro.  Depositarle el monto de su salario a un empleado público en una cuenta personal, en uno de los  bancos del Estado, es muy práctico. Usted puede retirar el total o solo la parte que va a necesitar a su conveniencia en el momento que lo crea oportuno.  Es también una buena manera de incentivar el ahorro. Pero existe un gran inconveniente; de ese dinero que circula mensualmente en manos de los servidores públicos es muy poco lo que llega a las pequeñas comunidades de nuestro país. Esto así, porque en éstas no existen sucursales del Banco de Reservas y los empleados públicos de estas pequeñas localidades se ven en la necesidad de ir a sacar sus salarios en los bancos de los grandes municipios, regularmente en el municipio cabecera. Al hacer esto, aprovechan para hacer sus compras en los establecimientos instalados en las metrópolis, utilizando a los pequeños comerciantes de sus pueblos solo cuando necesitan el popular “fiao”.

Nosotros fuimos testigos, en un pequeño pueblo de la parte oriental de la isla, de un micro comerciante que se quejaba diciend  “En esta navidad, si no es por los dominicanos ausentes que llegaron, nos hubiéramos quedado oliendo donde guisan, pues del doble aquí no llegó ni un chele coloroao”

Le sugerimos al gobierno comenzar un programa de instalación de cajeros automáticos en estas localidades, para que así comience a circular el dinero ganado por estos servidores públicos en sus respectivas comunidades.  Un beneficio adicional sería que, al no tener que desplazarse a otros pueblos para cobrar sus sueldos, ahorran en el transporte y evitan ser víctimas de los malhechores que siempre están al acecho.

Son pequeñas grandes cosas que van poco a poco ayudando a que la existencia de nuestros conciudadanos sea más llevadera y placentera.

Y ese es el principal propósito del Presidente de la República.  Damos fe de ello.

Av/am

  • Compartir en:

Comentarios

Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra:
Más Noticias