Santo Domingo. Rep. Dom. - 02 de Octubre 2014
Opinión
6 Enero 2013, 07:34 PM, Comentarios
Amantes de la Luz
Por RAFAEL A. ESCOTTO

Tal cual la concibió su fundador el insigne pedagogo y gran republicano Manuel de Jesús de Peña y Reynoso, laSociedad Literaria Amantes de la Luz, faro primogénito levantado para alumbrar la ruta de las almas venidas al mundo para trazar los caminos inmarcesibles de la patria culta, debió en el estadio de existencia en el que se encuentra haber enaltecido los deseos eminentes expresados con fervoroso entusiasmo por su progenitor, como una sociedad literaria cuyos fines se enmarcaran al cultivo imperecedero de las letras y al adelantamiento del civismo como formas de alimentar y guiar la conciencia nacional por la senda del patriotismo, el conocimiento de la vida y las ideas.

Llevada de las manos por aquellas personalidades verdaderas que esclarecieroncon su pensamiento y su apego firme a las ideas filosóficas de la Ilustración, aquel sociedad que cinceló Peña y Reynoso fue construida para ser dirigida por criaturas egregias, nunca para que fuera una congregación de amigos que se repartan entre si el cayado de mando de esta benemérita sociedad santiaguesa de la que ha debido emanar en mérito a los designios primitivos que le dieron razón a su existencia, la fragancia cultural que debió encantar con su ambrosia trayendo al seno de la “Amante de la Luz” figuras representativas y señeras de nuestra cultura provincial.

Aquella directiva notabilísima, la de los viejos ideales de la sociedad literaria, como fueron don Ulises Franco Bidó, Nicolás Hungría, Genaro Pérez, Juan Antonio García, Joaquín Hungría, Manuel de Jesús Peña y Reynoso, tejieron con su talento y atezaron con envidiable tenacidad la fuerza fundacional de la “Amantes de la Luz”, cuyo primer impulso a través de los años ha obrado como algo infranqueable contra la voracidad de los hombres de tiempos presentes que podrían, en algún momento de la evolución del ateneo y de la política, haber intentado fragmentar el ideal que le ha dado fundamento y sostenibilidad al credo sagrado de sus forjadores.

Sabiendo que la pulcritud del ideal de aquellos intelectuales del viejoAmantes de la Luzno volverá a ser fuero privilegiado que permita el reflorecimiento de aquellas añosas convicciones de Ulises Franco Bidó y del ilustre sacerdote Don Manuel de Js. González, por lo menos debe convenirle a los que se dicen guardianes de la cultura santiaguesa custodiar con recelo el sano discurrir de esta sociedad y que miró la educación como atributo intrínseco de su compromiso histórico y que fue tribuna conveniente a la expresión revolucionaria de Marti, cuando vino como comisionado y apostolado de la libertad del pueblo de Cuba. Y fue la “Amante de la luz” escuela augusta para la fragua de una población instruida y preparada en la defensa de nuestra estirpe.

Los designios del insigne e inmenso Manuel de Jesús Peña y Reynoso fueron hincados sobre firmes principios que han resistido como una expresión del alma fuerte y noble de Santiago, la hoja afilada de la malsanidad y de los vendavales a que en muchos momentos ha estado sometida la circunstancia; quizás por el peso que ha tenido ese génesis divino, creación original y única, es que no ha podido ser violada la virginidad esencial de su base doctrinal. Ha sido como hogar de las letras y del civismo que la “Amantes de la Luz” concede hoy días premiaciones a personalidades connotadas de las artes plásticas, el periodismo y la educación.

De no haber sido como lo plasmó el noble genio del apóstol Peña y Reynoso, los ideales que legitimaron laAmantes de la Luzhubieran quedado pulverizados por los partidarios de la mediocridad y de la política clientelar de los partidos políticos que suelen secuestrar las direcciones culturales de los pueblos poniéndolas en manos de la vulgaridad o de personas carentes de genialidad para sus usos astutos y nocivas marrullerías. Repito, si no hubiese sido por esa poderosa fuerza dogmática primigenio, hoy estuviéramos los santiagueses muriendo de dolor como Deméter después del rapto de su hija Perséfone a manos de Hades.

Casi en el ocaso de la Era de Trujillo, recuerdo gratamente aquellas tertulias cada sábado sostenido por un puñado de jóvenes ardientes, como si montaran los caballos fogosos del dios Marte, en la búsqueda del saludable cultivo de las letras, la moral y la erudición. Creo que en ese momento de la historia, no estoy completamente seguro, si la Sociedad la presidía el abogado e intelectual don Federico García-Godoy o el poeta don Luís Senior, ambos vibraciónmisional y otros, como Eugenio Deschamps, tribuno a lo Catón, hicieron de esta sociedad a manera de un monasterio a donde ir a obsequiar el tributo espontáneo de sus ideas y de su pasión.

Pero lo que deseo transmitir y destacar, finalmente, es algo que no se promueve en el nuevoAmantes de la Luz, es el sentido del utilitarismo o de lo intrínsicamente valioso que fue ese colectivo tanto para la institución como para los jóvenes de todas las clases sociales de la época. Allí se analizaban con suficiente criteritud, como en los Diálogos platónicos, los principales problemas filosóficos que conciernen al ser humano. Aquellas disquisiciones que llegaron a entablarse en ese paraninfo tuvieron un valor inmenso en el desarrollo intelectual y político de muchos jóvenes cuya vida ha trascendido a propósito de aquellos razonamientos. Decía el filosofo estadounidense y fundador de la psicología funcional, William James que:”El gran uso para la vida es invertirla en algo que la trascienda”.

  • Compartir en:

Comentarios

Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra: