Santo Domingo. Rep. Dom. - 25 de Julio 2014
Opinión
13 Febrero 2013, 07:10 AM, 1 Comentarios
Machismo a mano, pistola y pene
Por ROSARIO ESPINAL

Estoy asqueada, me siento impotente y no me gusta esta sensación. Prácticamente cada semana, la prensa dominicana reporta que a alguna mujer la golpearon, la mataron o la violaron. Y eso, que el sub-registro de violaciones de niñas es grande porque atemorizadas, no dicen nada hasta muy tarde y muchas familias se callan.

Los feminicidios siguen viento en popa, pero sobran las personas que ante los hechos culpan a las víctimas. Las mujeres malignas desatan los demonios masculinos; el mismo cuento de la manzana.

Hace varias semanas asistí a un encuentro en Santo Domingo donde quedé estupefacta. Un profesional argumentaba que muchos reportes de maltrato a las mujeres son tramas femeninas para obtener ventajas. Pregunto yo, ¿qué ventajas obtiene una mujer que termina herida en un hospital o enterrada? ¿Cuántos masculinicidios se registran en este país, y en el mundo, por cada feminicidio? ¿O es que los demonios sólo habitan en los hombres?

La rabia y la irresponsabilidad masculina que anda suelta en República Dominicana necesita remedio rápido, y de ese problema no son culpables las mujeres; porque si alguien debería tener rabia son las mujeres que han sido sometidas a la discriminación histórica y a un patriarcalismo ancestral todavía vigente.

Si aberrantes son las golpizas y el asesinato de mujeres, no encuentro palabras en el diccionario para calificar la violación sexual de menores.

¿Se puede culpar una niña de once años de haber provocado a un hombre mayor que la violó? ¿Es esa niña culpable de la atrocidad? ¿Qué ventajas obtuvo? Sin argumentos para justificar estos crímenes, la sociedad machista esconde muchos abusos, y sólo se hacen públicos como sucesos mediáticos ante los cuales muchas personas ni se inmutan.

En República Dominicana es fácil para un violador salir de la cárcel, es fácil que ofrezca dinero a una familia empobrecida para que lo dejen tranquilo, y además, existe una disposición constitucional criminal que obliga las mujeres (las menores incluidas) a parir toda criatura concebida en una violación sexual. ¡Qué país tan salvaje! Y dizque es una Constitución democrática.

Mientras todo eso ocurre, muchos políticos dominicanos viven la gran vida siendo legisladores o ministros, asesores o directores. La miserable realidad social dominicana parece no tocarles ni en el cuerpo ni en el alma, y su objetivo principal es preservar su poder y el de quienes tienen muchos toletes y una boca grande para amedrentar.

No hay estadísticas precisas del número de violaciones sexuales en el país. Muchas mujeres no lo denuncian por miedo o vergüenza, y muchas niñas porque no saben o no pueden hacerlo. Pero los casos resonantes que llegan a la prensa indican la magnitud del problema.

¿Qué le espera en la vida a una niña de once años que fue violada, dio a luz y se encuentra actualmente en condiciones de salud precaria? ¿Qué hará su familia empobrecida? ¿Qué hará el Ministerio de Salud, Educación o Conani? ¿Qué hará el cura o el pastor de su comunidad? ¿Qué hará ella con el trauma que le acompañará el resto de su vida si sobrevive? Y éste es sólo uno de tantos casos.

El costo humano y social de la violencia machista es altísimo, sea golpiza a mano, asesinato con pistola, o violación sexual. Es tiempo de que la sociedad dominicana reaccione, que se inicie una campaña educativa masiva para comenzar a derrumbar el abusivo machismo, que se aplique la ley a los violadores, y que la Constitución y el Código Penal no obliguen las mujeres a concluir un embarazo producto de una violación sexual criminal.

  • Compartir en:

Comentarios

Enviado el 03 de Marzo 2013  |  #248

atebom


Teorías feminazis.

El verdadero problema no es la violencia que la mujer sufre, sino la que ella misma ejerce,la cual va desde la clásica bofetada al novio hasta el siniestro aborto y el infanticidio, agresiones que suelen quedar en la más asquerosa impunidad.
Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra:
Más Noticias