Santo Domingo. Rep. Dom. - 23 de Julio 2014
Actividad Politica
05 Febrero 2012
PC ve elecciones venideras ser


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Participación Ciudadana vaticinó este domingo que las elecciones presidenciales y de diputados de ultramar serán las más difíciles de todas las que ha observado debido los prejuicios y obstáculos que ha confrontando.Durante la celebradción de su XVIII Asamblea General Ordinaria, indica que pese a que la relaciones con algunos miembros de la Junta Central Electoral no han sido todo lo armoniosa, exhorta a ese tribunal a superar esta situación y a poner en primer lugar la calidad del proceso electoral. En su comunicado de convocatoria, deplora que las elecciones se realicen sin la aprobación del proyecto de ley de partidos políticos que se viene consensuando desde hace 12 años.El texto....El texto del documento es el siguiente:XVIII Asamblea General Ordinaria

                             Lic. Isis Duarte

 

          Convocatoria a  un ejercicio de ciudadanía

 

"Reunida en el salón de actos del Centro de los Dominicos, en Santo Domingo, República Dominicana, hoy domingo 5 de febrero del 2012, la XVIII Asamblea Nacional del movimiento cívico Participación Ciudadana convoca a toda su membresía, a los dirigentes y militantes de todas las organizaciones de la sociedad civil y a la ciudadanía en general a la trascendente tarea de observación de las elecciones presidenciales y de los siete diputados en representación de los residentes en el exterior que tendrán efecto el 20 de mayo próximo.De hecho ya hace tres meses que PC inició su programa de observación de estos comicios, partiendo de la convicción de que la calidad de la democracia electoral no se puede limitar al día del sufragio, sino que abarca todo el proceso organizativo y de la campaña electoral, sobre todo en países como el nuestro de grandes debilidades institucionales.

Los prejuicios y obstáculos que hemos venido confrontando en la tarea de observación electoral hacen temer que nos encontramos en uno de los procesos más difíciles de los ocho que hemos realizado en dicha tarea, lo que en vez de debilitar nuestra voluntad nos incentiva a promover y ampliar la participación de decenas de organizaciones y miles de ciudadanos y ciudadanas en el proceso de observación.

Esta observación electoral es más significativa por cuanto depende más que nunca de la colaboración de la ciudadanía y del financiamiento de fuentes nacionales, debido al progresivo estrechamiento de los donativos internacionales.

Aún cuando nuestras relaciones con algunos miembros de la Junta Central Electoral no han sido todo lo armoniosa que queremos, hacemos un llamado a superar esta situación y a poner en primer lugar la calidad del proceso electoral, meta con la que estamos  comprometidos. Esperamos contar con la colaboración que hemos recibido de las autoridades electorales en procesos pasados y nos comprometemos a realizar un trabajo de observación similar al que siempre hemos realizado y que ha contado con la aprobación general.

Deploramos que nos aboquemos a otra elección presidencial sin que se haya aprobado el proyecto de ley de partidos políticos que se viene consensuando desde hace 12 años y presentado al Congreso Nacional en unas siete ocasiones, la última en junio del 2011. También lamentamos que no se haya adecuado el régimen electoral dominicano al nuevo marco instituido en la Constitución de la República promulgada hace más de dos años, con las consiguientes normas reglamentarias para fortalecer la institucionalidad y la equidad democrática y garantizar la transparencia en el financiamiento de partidos y candidatos, objetivos que venimos reclamando desde nuestra fundación hace casi dos décadas.

Ante la falta de interés del Congreso Nacional de dictar las reglas que regulen y controlen la campaña electoral, corresponde a la Junta Central Electoral  ejercer las nuevas y ampliadas facultades reglamentarias que le otorga el artículo 212 de la Constitución para asegurar una campaña electoral con sujeción a los principios de libertad, equidad,  transparencia y objetividad, según lo manda el texto constitucional.

Aunque la nación ha logrado importantes avances en el sistema electoral desde la fundación de Participación Ciudadana en 1993, todavía en cada proceso electoral se producen desbordamientos y amenazas que obligan a una activa militancia para evitar retrocesos, teniendo también pendiente superar los graves vicios del clientelismo y el rentismo, el transfuguismo y la compra de votos y voluntades, así como el abuso de los recursos estatales.

La sociedad civil dominicana debe coordinar y consolidar todos sus esfuerzos para contener los excesos de las campañas electorales, especialmente los desbordamientos del gasto público que casi siempre generan elevados déficits fiscales que trastornan la economía nacional. También para evitar que el dinero y los recursos mal habidos, ya sean a costa del Estado o fruto del narcotráfico o de cualquiera otra actividad ilegal, sean determinantes en este proceso eleccionario.

La austeridad debería caracterizar esta campaña electoral que se produce en un marco de crisis económica internacional y de déficits y desequilibrios nacionales que ponen en riesgo la sostenibilidad macroeconómica, la competitividad nacional y las posibilidades de alcanzar mejores estadios de desarrollo y equidad social. Tenemos que evitar a toda costa la quiebra total de la economía nacional tan temida como vaticinada, especialmente desde que quedó incumplido y congelado el último acuerdo del Estado Dominicano con el Fondo Monetario Internacional.

Exhortamos a toda la ciudadanía a participar en el proceso electoral con sentido de responsabilidad y armonía, revalorando el ejercicio democrático del sufragio y promoviendo un clima de respeto y  entendimiento que reserven energías para dar vigencia a grandes proyectos como los incluidos en la Estrategia Nacional de Desarrollo que se acaba de proclamar, para cuya vigencia será imprescindible una gran concertación política y social.

Aprestémonos todos a una nueva jornada de lucha por el fortalecimiento de la institucionalidad democrática, por la transparencia y por el predominio de la voluntad popular y por una nación que responda a los anhelos de convivencia y paz, desarrollo y equidad social de la mayoría de los dominicanos y dominicanas". 

 

 
Más Noticias